El biogás es una energía renovable que procede de la transformación de residuos orgánicos en energía en forma de gas. El biogás es una gran aportación a la economía circular, ya que aprovecha la degradación de residuos orgánicos, purines y lodos de depuradoras en combustible. O sea, transforma basura en energía.

Una materia prima para energía procedente de los residuos

Este gas renovable está compuesto principalmente por metano y dióxido de carbono obtenido a partir de la degradación anaerobia –sin oxígeno– de residuos orgánicos. Es, según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía de España, “la única energía renovable que puede usarse para cualquiera de las grandes aplicaciones energéticas: eléctrica, térmica o como carburante”.

Se trata por tanto de transformar residuos ganaderos, agroindustriales y lodos de depuradoras de agua, pero también parte de los residuos domésticos. La basura se convierte así en la materia prima de una fuente de energía. Ese es su carácter renovable. Del mismo modo que los plásticos acumulados en un vertedero pueden reciclarse y convertirse en nuevos productos, aquí los purines de cerdos se transforman en energía.

Para qué se utiliza

Principalmente para la obtención de energía eléctrica y térmica. También, y tras refinarlo para reducir el porcentaje de dióxido de carbono, puede inyectarse a la red convencional de gas natural. En ese caso estamos hablando ya de biometano o metano de origen renovable, un producto que también puede usarse como biocombustible en vehículos con motores a gas (GNC) sin necesidad de ningún tipo de adaptación o manipulación del motor. (fuente)

Minibuses de biometano, ¿qué son?

¿Toda la gama de minibuses Indcar GNC pueden funcionar con esta energía? Si. Y no solo eso, los minibuses a gas natural comprimido no necesitan de ninguna intervención para ello. El biometano se puede inyectar directamente en las instalaciones de gas de la ciudad, y los minibuses se cargan normalmente en la estación. Para el operador, no hay diferencia entre biometano o GNC.

Transporte público ecológico y económicamente sostenible

Se prevé que para 2030, el biometano signifique el 40% del total de gas natural como combustible de vehículos, lo que permitirá una reducción de las emisiones de efecto invernadero asociadas a la movilidad en un 55%.* Para el transporte público es una solución ideal: los vehículos son mucho más económicos que los eléctricos o de hidrógeno, no se necesita de infraestructuras muy costosas (se conecta a la red de gas natural) y es una tecnología madura que ya se está usando en los transportes a gas natural.*(fuente)

El verdadero reto está en que las administraciones y el sector energético promuevan este tipo de combustible, que transforma el problema de los purines y la basura orgánica en energía en movimiento.

RELLENA TUS DATOS | TE LO ENVIAMOS

He leído, entendido y acepto la información básica sobre Protección de datos.